5 preguntas antes de empezar tu web

preguntas web

5 preguntas antes de empezar tu web

Lo primero que tienes que hacer antes de empezar tu proyecto web es definir el objetivo principal. Parece un concepto obvio, pero la realidad es que muchas veces nos precipitamos y nos saltamos pasos intermedios que son de vital importancia para la planificación adecuada de una página web. Intenta responder a estas preguntas y ya verás como aumentan tus posibilidades de éxito.

¿POR QUÉ QUIERES UNA PÁGINA WEB?

Imagina una pirámide que tiene varios pisos hasta llegar a la cima. En la cima esta el objetivo principal y suele ser un objetivo a largo plazo. En los pisos inferiores hay sub objetivos más pequeños.

Los sub objetivos son menos ambiciosos, pero nos sirven como hitos a alcanzar hasta llegar a la cima. Es importante que definas lo más específicamente dichos objetivos (medibles) para que te puedas marcar un calendario de acciones para llegar a la cima.

Imagina por ejemplo que eres una zapatería que decide empezar su aventura en el comercio electrónico y quiere ser la zapatería numero uno en ventas en 2018. Este sería un objetivo a largo plazo y con una amplitud suficiente como para generar sub objetivos.

Los objetivos varian notablemente en función del tipo de web que necesites. Puede ser que simplemente quieras tener un blog para hacer aumentar tu reputación, o quieras una web corporativa simplemente para reforzar tu marca.

Tus objetivos tienen que quedar claros en este punto antes de avanzar hasta el siguiente. Es possible que en los siguientes puntos descubras cosas que puedan alterar tus objetivos, pero es importante que no te intoxiques para que exista un objetivo nuclear que se defina como esencia.

¿QUIÉN ERES Y DE QUE TRATARÁ TU PÁGINA?

Este es un ejercicio de reflexión que te plantea una pregunta clave que tendrá una trascendencia brutal y seguro que te pone las pilas.

Define lo más concreta y honestamente quien eres. Ya verás que en el proceso van a aparecer matices que van a enriquecer tus valore, tu discurso y tu identidad. Seguro que de este proceso vas a definir tus puntos fuertes, lo que te hace diferente o especial.

Intenta hacer una lista de conceptos que te han llevado hasta este punto durante tu recorrido como empresa o profesional y se van a ir dibujando tus contenidos principales. Este punto es de vital importancia para dar valor a tu web ya que actualmente el posicionamiento web se basa sobretodo en los contenidos y como los relacionas y jerarquizas.

A google le gusta que las páginas web sean dinámicas y con mucha información útil para el usuario. Para ser competitivo tienes que crear un contexto rico en información en tu nicho de mercado.

¿QUÉ HACE A TU WEB ESPECIAL?

En este punto vas a tener que contextualizar tu web en un sector específico, analizar a fondo las inercias del sector y hacer un análisis DAFO de tu web y las de tus principales competidores.

De este análisis vas a sacar conclusiones de patrones comunes en todos ellos que seguramente son las inercias básicas del sector. Toma en consideración los elementos básicos para implementarlos en tu estructura y luego intenta mejorar los puntos débiles con creatividad.

Si analizas el mercado y ves que las tiendas de zapatos no disponen de un apartado de blog con consejos sobre cómo cuidar zapatos y tu eres un crack arreglando zapatos, inserta en tu estructura una sección de consejos y redacta contenidos para aportar soluciones a los usuarios de tu página web.

¿CÓMO SE ESTRUCTURARÁ TU PÁGINA WEB?

Con tus objetivos claros y tus puntos fuertes definidos, ya nos podemos poner manos a la obra. Coge un folio en blanco y dibuja un mapa mental que parta siempre de un punto fijo que será tu homepage. Desde este punto empieza a segmentar las rutas de navegación en función de tus contenidos pilares. 

Imagina que de tu análisis has visto que tu tienda online de zapatos tiene que disponer de las secciones: zapatillas deportivas, zapatos de vestir y zapatillas de estar por casa. En base a esto genera tres categorías principales que contengan toda la información principal sobre estos temas que partan de la homepage.

Una vez creadas las secciones principales tienes que crear sub-categorías o sub-páginas que amplíen dicha información. Una tendencia que suele dar mucho resultado hoy en día, es generar artículos de blog que amplíen conceptos.

El el caso de la tienda de zapatos, podrían ser las fichas de producto con descripciones ricas en información y visualmente atractivas, pero en el caso de una web corporativa, pongamos una empresa de servicios como podría ser un centro de estética en el que las categorías obedecen a unos servicios específicos, podrías ampliar la información de una sección que fuera fotorejuvenecimeinto facial con enlaces hacia artículos de blog que trataran sobre consejos para combatir las arrugas o beneficios del uso de las luces IPL.

Recuerda que google indexa las páginas gracias a sus robots exploradores que leen las webs de enlace a enlace siguiendo las rutas de las categorías y sub-categorías. De modo que si tus contenidos se expanden dentro de categorías concretas, estarás reforzando tu posicionamiento para dichos términos al crear un micro-clima rico en información alrededor de un sector muy específico.

¿CUÁLES SON LAS PALABRAS CLAVE PARA POSICIONAR TU WEB?

Llegados a este punto, damos por hecho de que ya tienes claro tu objetivo y tu estructura. Ahora tenemos que afinar con las keywords principales (palabras clave) y las long tail keywords (palabras clave secundarias).

Tienes que hacer una búsqueda exhaustiva sobre cómo están buscando tus potenciales clientes tus productos o servicios. Te vas a dar cuenta de que quizás tu sección de “zapatillas deportivas” no se tiene que llamar así sino “bambas” ya que tu público objetivo lo busca así.

Haz una lista de las palabras clave más buscadas en el sector, ordenadas por densidad de búsqueda. Las más buscadas arriba y las menos abajo. Las más buscadas van a ser las que tendrás que colocar en las partes importantes de tu web y las secundarias (long tail keywords) van a ser contenidos extra que vas a relacionar con las secciones principales.

Para hacer este estudio de mercado te recomiendo google adwords y su herramienta planificador de palabras clave, en la que insertas unos términos concretos (pueden ser tus secciones) y te determina su densidad de búsqueda y los de los términos afines. En este punto vas a obtener información interesante acerca de tu sector. Muchas veces encuentras conceptos que la gente esta buscando mucho y no te habías planteado.

Siguiendo el ejemplo de la tienda de zapatos, puede ser que insertando el término zapatillas deportivas te aparezca la palabra “bambas nike air” como palabra clave más buscada. Esto te puede dar la idea de ofrecer este producto en tu web, simplemente para atraer tráfico.

Otra herramienta que funciona muy bien para analizar las tendencias es google trends. Con esta herramienta podrás medir la evolución de tus productos o servicios en un período de tiempo en una zona concreta.

Imagina que la búsqueda “tiendas online de zapatos” ha crecido en los últimos dos años un 20% por año. Esto te indica que el mercado esta en alza y que merece la pena tirar para adelante con tu negocio online porque hay un mercado exponencial.

Con todos estos conceptos esclarecidos es momento de empezar a diseñar tu web. Si has desarrollado todos estos puntos, es possible que ya tengas material suficiente como para definir hasta la última coma y el último link de tu web.

No es lo mismo empezar una web instalando wordpress y construyendo sobre la marcha que desarrollar este proceso previo. Muchas veces los clientes que solicitan servicios de SEO, nunca hicieron este proceso y en el momento que deciden hacerlo profesionalmente se dan cuenta de que el trabajo a desarrollar posteriormente muchas veces implica empezar de cero otra vez, duplicando gastos.

 

Comentarios